Vino tintoVino blancoCava y ChampagneVino rosadoDestiladosIdeas para regalar

¡Seguimos operativos! - Consulte toda la información sobre los envíos.

Gastos de envíoTransporte gratuito a partir de 200 €

Garnacha

La garnacha tinta es una de las variedades más íntimamente relacionadas al clima templado y, de manera muy especial, al mediterráneo. Su origen debe buscarse, según la mayoría de expertos en territorio aragonés, en España.

Se trata de una planta versátil, capaz de adaptarse a infinidad de terruños distintos y de mostrar en cada uno un perfil diferenciado sin perder su esencia. Cierto es que la garnacha es capaz de producir un buen volumen alcohólico, pero la sensación global que trasmiten sus vinos es siempre de un cierto dulzor, de amabilidad. Dependiendo de la región en la que se cultive, la garnacha puede agradecer orientaciones frescas o altitudes elevadas que la ayuden a contener su tendencia natural a acumular azúcares rápidamente.

Algunos de los mejores vinos monovarietales del mundo se elaboran con garnacha tinta, aunque es mucho más común encontrarla en cupajes con otras uvas de carácter distinto, como la cariñena o el syrah. En España podemos encontrar grandes vinos de garnacha (con o sin compañía) en el Priorat y en su vecina, la DO Montsant, así como en denominaciones aragonesas como Calatayud o Campo de Borja y en la zona centro, en los alrededores de Madrid, donde muestra toda su rústica elegancia sobre los suelos de granito. En Francia, el sur del Rhône y el Languedoc-Roussillon son también feudos en los que reina, así como en Cerdeña, donde bajo el nombre de Cannonau, ha sido desde hace siglos uva capital. Sus virtudes la han llevado a viajar hasta países como Australia o Estados Unidos en los se ha adaptado a la perfección y da lugar a grandes vinos.

Sus aromas de fresas y cerezas, los recuerdos a kirsch y cacao, acompañados de un tacto sedoso y sugerente, la están convirtiendo en una variedad de creciente reputación mundial.

Vino con Garnacha