CARRITO
Transporte gratuito a partir de 100 €

Vino de Toro

La DO Toro es una zona vitivinícola marcada fuertemente por el río Duero y otros cauces que con el tiempo han dibujado su actual orografía. Dividida entre las provincias de Zamora y Valladolid, en el extremo occidental de Castilla y León, sus viñedos se sitúan de media sobre los 700 metros de altitud.

Leer más
99 productos

8,95

16,90

10,70

27,95

9,90

17,10

8,20

6,80

115,00

/ bot. 1,5 L

17,50

6,90

5,55

13,75

44,95

11,95

10,95

5,40

4,95

6,10

18,90

14,80

36,60

22,60

6,50

19,80

8,45

9,95

9,80

7,50

8,65

18,50

8,95

11,60

11,95

8,20

5,30

Toro

La DO Toro es una zona vitivinícola marcada fuertemente por el río Duero y otros cauces que con el tiempo han dibujado su actual orografía. Dividida entre las provincias de Zamora y Valladolid, en el extremo occidental de Castilla y León, sus viñedos se sitúan de media sobre los 700 metros de altitud.

Se cree que fueron los romanos quienes allá por el año 210 aC empezaron a popularizar la viticultura por estas tierras. El vino ganó en importancia de manera muy destacable con los siglos venideros, hasta el punto de ser uno de los primeros en viajar al Nuevo Mundo, según cuentan, por su magnífica capacidad para mantener intacto todo su sabor pese al largo viaje.

Suelos y clima

Sus suelos son pobres y sueltos, lo que permitió que buena parte de la DO escapara de la filoxera, pero al tiempo obliga a las raíces a trabajar en profundidad para encontrar agua y nutrientes. La aridez es extrema, llueve poco y los suelos retienen muy poca agua, la insolación es notoria y los contrastes térmicos muy acentuados, como corresponde a un clima continental extremo. Además, los cantos rodados de origen aluvial, que se distribuyen irregularmente por toda la DO aportando un extra de temperatura a las plantas, ayudan a que las uvas acumulen color y azúcar, factores que durante décadas llevaron a tildar a los vinos de la región de rudos y alcohólicos.

No obstante, las nuevas técnicas implementadas tanto en el campo como en bodega, han permitido obtener vinos muy equilibrados de las viejas cepas en vaso que cubren los suelos de la denominación. Son muchos los pequeños viticultores que aún trabajan el viñedo de manera manual y miman los racimos como si de auténticas joyas se tratase. La edad de las cepas y las características del terruño limitan los rendimientos, pero permiten que la uva tempranillo, que adopta aquí el nombre de tinta de Toro, produzca vinos de intensidad y amplitud sin parangón.

Uvas y vinos

Pese a que la garnacha tinta, la malvasía y la verdejo están autorizadas, el porcentaje de vinos que con ellas se elabora es minoritario. El gran vino de la DO es tinto, elaborado con la tinta de toro, esencia de unos granos de uva pequeños y de piel gruesa que regalan color y taninos abundantes que los más sabios bodegueros convierten en vinos excelsos. La barrica resulta útil para domar el ímpetu natural de los vinos cuando se buscan complejidad y capacidad de guarda y la maceración carbónica cuando se pretende obtener vinos accesibles y afrutados de consumo temprano. En uno u otro estilo, los vinos de Toro han dejado de ser un actor secundario en Castilla y León para convertirse en protagonista absoluto, en unos de los mejores vinos tintos de toda España, combinando a la perfección intensidad y elegancia.

Tintos

Los vinos tintos de la DO Toro pueden llevar en sus etiquetas las palabras: roble, crianza, reserva y gran reserva. Cada una de las 4 categorías sigue unos patrones preestablecidos:

- roble; vino de crianza mixta entre botella y barrica. Está categoría nació como respuesta a una importante demanda por parte del consumidor. El uso medido de la madera (inferior a 6 meses) y la importante carga de fruta ha convertido a estos vinos en auténticos éxitos de ventas.

- crianza; dos años mínimos de reposo en bodega, de los cuales, por lo menos 6 meses deben haber trascurrido en barrica de roble.

- reserva; 3 años en bodega, con un mínimo de 12 meses en barrica.

- gran reserva; 5 años de crianza total, de los cuales un mínimo de 18 en madera y el resto en botella.

Rosados

La DO Toro elabora también excelentes y expresivos vinos rosados, a partir principalmente de la uva tinta de Toro (mínimo 75%); suele acompañarla la garnacha y en algunas ocasiones, un pequeño porcentaje de uvas blancas. Los rosados de Toro son sabrosos y afrutados, elaborados por el método tradicional del sangrado, y por su versatilidad pueden acompañar infinidad de platos.

Blancos

Minoritarios en la región, los vinos blancos de Toro, elaborados con malvasía y verdejo, son afrutados y de tacto envolvente. Suelen elaborarse como monovarietales con cualquier de las dos variedades y sin madera, aunque pueden encontrarse vinos de corte y también de crianza. Grandes bodegas de la DO se han lanzado a la elaboración de vinos blancos de calidad, por lo que no sería de extrañar que pronto considerásemos a este estilo la nueva joya de la región.

Bodegas

La Denominación de Origen Toro cuenta con algo más de 60 bodegas en las que se elaboran algunos de los vinos tintos más prestigiosos de toda España. Teso La Monja, Numanthia Termes, Bodegas y Viñedos Pintia o San Román bodegas y viñedos son algunos de los productores de mayor prestigio, responsables de vinos que se tutean con la élite de los mejores tintos internacionales, como Termanthia, Alabaster, Pintia o San Román.