CARRITO
¡-15% en Protos 27!

Vinos Ecológicos

En la Unión Europea la etiqueta Bio está reservada a aquellos productos obtenidos sin emplear prácticas agresivas en el campo, distinguiendo así aquellos sistemas agrícolas que se basan en el cultivo de productos de calidad de manera sostenible y en equilibrio con el medio ambiente. Existe un poco de confusión entre los términos vino ecológicovino bio, y vino orgánico (organic en inglés), aunque en realidad todos son sinónimos.

1486 productos

11,75

13,49

9,20

34,50

12,50

4,95

19,75

14,90

16,50

/ bot. 1 L

6,90

11,25

51,90

8,30

15,90

17,80

9,95

16,95

10,50

20,50

13,90

8,45

18,80

9,95

12,95

Los vinos ecológicos en Europa

La ley europea impone el uso de abonos de origen ecológico y excluye el uso de productos químicos en el campo (herbicidas, insecticidas, etc.) aunque autoriza el uso se azufre y cobre en dosis controladas. En bodega sucede algo parecido. En los vinos ecológicos se limita la cantidad de sulfuroso que se permite añadir al vino y se restringe el uso de la bentonita (un clarificante) o los correctores de acidez por debajo de los niveles permitidos en la elaboración de los vinos convencionales. El certificado de vino ecológico lo proporcionan las administraciones públicas.

El origen de la agricultura ecológica

La obra central del investigador británico Sir Albert Howard, “testamento agrícola”, que recoge la preocupación por la degradación de los recursos naturales suele considerarse la precursora de la agricultora ecológica moderna, aunque en realidad, la agricultura ecológica se ha nutrido y se nutre de las buenas prácticas que han aplicado y aplican los agricultores tradicionales.

Por otra parte, los vinos biodinámicos provienen de la agricultura biodinámica que se popularizó gracias a los trabajos de Rudolf Steiner, un erudito austríaco que entre muchas otras teorías formuló los principios biodinámicos. Según Steiner, la agresiva manera en la que se habían tratado los suelos de cultivo hasta entonces había hecho tanto daño que los había desconectado del resto del ecosistema, del resto del cosmos. Todas las reflexiones y trabajos que Steiner propuso iban dirigidos a revitalizar el suelo y dotarlo de autodefensas que permitiesen eliminar los productos de síntesis. Pronto sus preparados biodinámicos, mezclas de ingredientes de origen mineral, vegetal y animal, se popularizaron y permitieron que los microorganismos beneficiosos se multiplicasen en las tierras de cultivo, entre las cuales se contaba, por supuesto, el viñedo.

El sabor de los vinos ecológicos

Tanto los productos ecológicos como los biodinámicos buscan recuperar los sabores de antaño, ofrecer productos saludables y con carácter que sepan como los de antes. Es fundamental romper el falso mito por el cual muchos consumidores asocian el vino ecológico a un vino con defectos en su aroma o sabor. Esto no sólo no es cierto, sino que es contrario a la realidad; no siempre resulta sencillo distinguir mediante la cata un vino convencional de uno ecológico o biodinámico, pero si en algo pueden distinguirse es en la pureza de las sensaciones que transmiten, mucho mayor en los vinos ecológicos y biodinámicos, pues en su elaboración intervienen menos productos químicos que pudieran distorsionar el sabor original de la uva y, por ende, ser perjudiciales para nuestra salud.

Mucho más que una tendencia

El interés hacia los productos ecológicos y biodinámicos se ha disparado en los últimos años, quizás de manera reactiva ante procesos muy dañinos hacia nuestro planeta como el cambio climático. El consumidor es cada vez más consciente del papel activo que juega en el desarrollo de su entorno y los vinos ecológicos y biodinámicos son una de las muchas bazas que todos podemos jugar en pos de una naturaleza más sana.

El uso limitado y controlado de productos químicos, tanto en el campo como en bodega, deriva en productos finales de mayor digestibilidad y de composición más natural que, al tiempo que benefician al entorno que legaremos a las próximas generaciones, nos ayudan a mantener dietas más sanas y a gozar de vinos que reflejan, sin interferencias, el paisaje del que provienen. Los vinos ecológicos y biodinámicos ganan adeptos con cada copa, con cada sorbo, hecho que no podemos juzgar más que como una gran noticia para el sector.

Mención a parte merecen los vinos veganos, aunque es habitual encontrar las etiquetas de producto Bio y Vegano juntas no significa necesariamente que se trate de un producto ecológico. Una institución privada, la Unión Vegetariana Europea, es la que emite este certificado.