Tipos de Vino · Vinissimus
País de destino:
España
Idioma
CARRITO
Transporte gratuito a partir de 200 €

Tipos de Vino

Todas las tipologías de vino que puede encontrar en nuestra tienda

Tinto

Vino Tinto

El vino tinto se obtiene a partir de la fermentación de uvas tintas. En su elaboración resulta crucial que pieles y mosto permanezcan en contacto para que el líquido adquiera color. 

Es frecuente clasificar los vinos tintos según su periodo de crianza, es decir, según el tiempo que han reposado en bodega después de su fermentación:

  • Vino tinto joven cuando ha sido embotellado a los pocos meses de haberse convertido en vino y sin haber pasado por barrica o habiéndolo hecho muy brevemente; conserva intactos los aromas primarios y permite un consumo a temperaturas más frescas.
  • El vino tinto Crianza ha pasado al menos 24 meses de añejamiento, con un mínimo de 6 meses en barrica.
  • El vino tinto Reserva eleva su envejecimiento hasta los 36 meses, de los cuales 12 meses deben acontecer en las barricas.
  • El vino tinto Gran Reserva cuenta con 60 meses de reposo total, con al menos 18 meses en barrica y el resto en botella.

Cuanto mayor ha sido el tiempo trascurrido en contacto con la madera, más relevantes serán los aromas tostados y especiados en el vino. 

La clasificación por su periodo de crianza es muy frecuente en Rioja y Ribera del Duero, así podemos encontrar:

Rosé

Vino Rosado

El vino rosado es producido a partir de uvas tintas o mezclando tintas y blancas, cuya fermentación trascurre sin la presencia de los hollejos. Hoy, y gracias al marketing, también es llamado vino rosé.

Los dos sistemas básicos para la obtención de vinos rosados son el prensado y el sangrado. Ambos parten de uva despalillada y estrujada, es decir, sin raspón y con la piel rota para que el mosto se libere. En ambos casos, una vez el mosto separado de pieles y semillas, se inicia un proceso de fermentación como si de un vino blanco se tratase. 

En el primer caso (prensado), los vinos tienen una coloración muy sutil, pues pieles y mosto han tenido un contacto muy breve antes del prensado.

Por su parte, el rosado de sangrado se obtiene encubando la uva y dejándola en el depósito en contacto con las pieles hasta que fluya un mosto escurrido del color deseado.

Existe una tercera opción de obtener un vino rosado consistente en añadir vino tinto al vino blanco. Esta fórmula, prohibida en la UE, da lugar a vinos de menor calidad. 

En función del orígen puede encontrar en nuestra tienda diversos tipos de rosados:

vino blanco

Vino blanco

El vino blanco obtenido a partir de uvas blancas tras nula o breve maceración. En su fermentación no intervienen las pieles, hecho que explica la poca intensidad de su color. Es posible también elaborar vino blanco a partir de uvas tintas si se limita el contacto de las pieles con el mosto al mínimo, aunque dicha práctica es más habitual en los vinos espumosos.

El vino blanco que realiza la fermentación maloláctica y/o crianza en madera, suele ser más graso e incorporar aromas especiados y mantecosos que lo hacen especialmente gastronómico

Cuando hablamos de vinos blancos muchas veces tendemos a hablar de uvas, y asociamos estos monovarietales a tipos de vino, ejemplos pueden ser: 

Vino Orange

El vino orange o vino naranja es un vino blanco elaborado como si de un tinto se tratase; se conoce también como brisado. Se parte de uva blanca y se deja que su piel y su mosto maceren y fermenten juntos para que el vino adquiera una tonalidad anaranjada. Este proceso puede durar desde unos pocos días hasta varios meses. 

Son vinos con estructura y un tacto más tánico que el de los vinos blancos convencionales, producidos habitualmente por elaboradores de vino natural. Su color no siempre es anaranjado y puede variar desde el dorado intenso llegando hasta el ambarino, especialmente cuando se someten a crianza en tinajas o barricas. 

Vinos espumosos

Los vino espumosos, con burbujas, por lo general, de color blanco o rosado. Puede ser obtenido a partir de una doble fermentación (método tradicional o método charmat) o con tan sólo una (método ancestral). 

El Champagne o el Cava, por ejemplo, son vinos espumosos de doble fermentación. Esto quiere decir que fermentan primeramente en un depósito y, posteriormente, realizan una segunda fermentación en botella, según un proceso conocido como método tradicional. Son considerados los espumosos de mayor delicadeza y complejidad.

La mayoría del Prosecco italiano o el Sekt alemán, por su parte, realizan ambas fermentaciones en depósito, siguiendo un método conocido como Charmat. Su burbuja no es tan refinada como la de los vinos de método tradicional, pero, a cambio, sus aromas son más directos y afrutados. 

Por último, los Vinos Ancestrales, desarrollan una única fermentación, que se iniciará en depósito y concluirá en botella. Son vinos de gran digestibilidad, tacto chispeante y muy versátiles en la mesa

Los espumosos también se pueden clasificar en función del azúcar residual que contienen o el color de los mismos. En nuestra tienda puede encontrar cava rosado o champagne rosé, pero también cava brut, cava brut nature o champagne brut.

Vino Dulce

Vino dulce tiene un contenido importante de azúcar, estrictamente hablando, superior a los 50 gr/l. Los vinos dulces se dividen básicamente en dos grandes familias: la del vino dulce natural y la del vino naturalmente dulce

Hablamos de vino dulce natural (VDN) cuando se ha añadido alcohol vínico para detener la fermentación, consiguiendo así una mayor graduación alcohólica al tiempo que un azúcar residual que será el responsable de su dulzor. Pertenecen a esta categoría el Banyuls. 

El vino naturalmente dulce (VND) es aquel cuyo único azúcar/alcohol procede de la propia uva con la que ha sido elaborado. Para su elaboración, se vendimia la uva de manera tardía o se deja secar al sol para deshidratarla. Posteriormente, se inicia una fermentación que en ocasiones se detiene de forma espontánea y en otras, mediante frío u otros métodos. Su graduación es menor a la de los vinos dulces naturales, pues de una única fuente de azúcar se obtienen tanto la graduación como el dulzor. El Moscato d’Asti es el ejemplo perfecto de este tipo de vinos. Los vinos de hielo (Icewine, Eiswein) y los vinos de botrytis (Tokaji, Sauternes) también pueden incluirse en este estilo. 

 

Vino Generoso

Vino seco con una graduación elevada (entre los 15º y los 23º) obtenida parcialmente por fermentación y en parte por la adición de alcohol vínico. 

Jerez-Manzanilla y Montilla-Moriles son las grandes regiones productora de vinos generosos de España. El Fino, la Manzanilla, el Amontillado, el Oloroso y el Palo Cortado son vinos generosos. 

Cuando un vino generoso tiene un contenido en azúcar superior a los 5gr/l, se denomina Vino Generoso de Licor; en dicho grupo podemos ubicar los Cream jerezanos. 

Otras vinos generosos interesantes pueden ser: el Marsala de Sicilia o el Porto de Portugal.

Vermut

El vermut es un vino blanco infusionado con botánicos al que se le añade alcohol vínico. Su nombre procede del vocablo germano wermut, nombre con el que se conoce en alemán el ajenjo, hierba fundamental en la elaboración del Vermut. 

Su gran éxito actual reside en una infusión de hierbas, raíces, flores, especias y fruta, a la que se suele añadir azúcar y alcohol vínico.

Dicha mezcla se deja madurar en barricas hasta que los aromas se ensamblan y el conjunto resulta armonioso. Además del ajenjo, otros ingredientes habituales en su elaboración son la genciana, la canela o la piel de naranja.