CARRITO
Transporte gratuito a partir de 100 €

Cariñena

La cariñena o mazuelo es una uva de perfil indómito que solo luce sus mejores virtudes cuando procede de un terreno pobre y se trabaja con mucha precisión. Siendo una uva de ciclo largo requiere muchas horas de sol para madurar a la perfección, hecho fundamental para asegurar un equilibrio perfecto de la fruta y por ende del vino. Si se permite que las cepas produzcan demasiados kilos, su carácter se torna diluido y su maduración deficiente, circunstancia que la llevó en el pasado a acumular críticas inmerecidas, pues no era la cariñena la responsable de las deficiencias de los vinos, sino el viticultor que buscaba grandes producciones o aquel que la había plantado en el lugar equivocado.

Leer más

Vino con Cariñena

106 productos

16,95

34,90

9,90

9,80

14,50

11,50

16,00

64,95

43,95

16,90

15,00

12,50

38,95

23,50

7,95

18,60

59,45

48,50

57,75

28,00

36,75

26,85

14,21

12,95

/ bot. 3 L

33,50

45,90

39,01

-15%

43,50

59,89

9,30

15,75

10,95

8,60

34,50

Agotado

32,00

54,85

12,90

Cariñena

La cariñena o mazuelo es una uva de perfil indómito que solo luce sus mejores virtudes cuando procede de un terreno pobre y se trabaja con mucha precisión. Siendo una uva de ciclo largo requiere muchas horas de sol para madurar a la perfección, hecho fundamental para asegurar un equilibrio perfecto de la fruta y por ende del vino. Si se permite que las cepas produzcan demasiados kilos, su carácter se torna diluido y su maduración deficiente, circunstancia que la llevó en el pasado a acumular críticas inmerecidas, pues no era la cariñena la responsable de las deficiencias de los vinos, sino el viticultor que buscaba grandes producciones o aquel que la había plantado en el lugar equivocado.

Desde su Aragón (España) natal, la uva se extendió por Catalunya, sur de Francia y Rioja, jugando distintos papeles en los vinos de cada región en particular y ofreciendo perfiles de vinos fuertemente contrastados. Los vinos más oscuros, profundos y minerales debemos buscarlos en el Priorat donde, a menudo, en compañía de su perfecta media naranja, la garnacha tinta, da lugar a algunos de los mejores vinos tintos del mundo. En Francia suele combinarse con uvas como la garnacha, la syrah o la mourvèdre, dando lugar a cupajes muy equilibrados, algo más intensos que los que se obtienen en la DOC Rioja, donde aporta color y frescor a los vinos de tempranillo y/o garnacha.

Los aromas de la cariñena suelen asociarse a las ciruelas negras y a los matorrales. Su color puede variar del cereza al púrpura muy oscuro, dependiendo de los rendimientos del viñedo y de la edad de las cepas. En boca tiene de todo y en gran cantidad, taninos y acidez abundantes que sólo el tiempo de crianza o la maceración carbónica son capaces de integrar. Cuando la atención y la paciencia han sido máximas tanto en el viñedo como en bodega, el buen cariñena es un vino único, intenso, complejo y seductor.