País de destino:
España
Idioma
CARRITO
Transporte gratuito a partir de 200 €

Bodegas R. López de Heredia

Bodegas R. López de Heredia

R. López de Heredia (Viña Tondonia) es uno de los nombres que mayor respeto y admiración inspiran entre las bodegas elaboradoras de "vino fino". Es, además, la bodega más...

Año de fundación1877
EnólogoMercedes López de Heredia
Viñedo propio:170 / ha
Producción anual450.000 botellas
País
Regiones
Uvas

Vino de Bodegas R. López de Heredia

10 productos

35,90

(34,11 x6)

x6 -5%

14,50

(13,77 x6)

x6 -5%

23,90

Descatalogado

45,00

Descatalogado

120,00

Agotado

199,00

Descatalogado

45,00

Agotado

120,00

Agotado

120,00

Agotado

30,50

Bodegas R. López de Heredia

R. López de Heredia (Viña Tondonia) es uno de los nombres que mayor respeto y admiración inspiran entre las bodegas elaboradoras de "vino fino". Es, además, la bodega más antigua de la emblemática ciudad de Haro y una de las tres primeras de La Rioja.

La bodega

Fundada por D. Rafael López de Heredia y Landeta a finales del s. XIX, R. López de Heredia es todavía hoy una bodega unifamiliar, en la que las cuatro generaciones que la han dirigido se han mantenido fieles a la filosofía y las máximas laborales y sociales implantadas por su fundador.

Allá por el año 1877, y fruto de las inquietudes creadas a mediados de siglo por la llegada de los negociantes vinateros franceses, Don Rafael López de Heredia y Landeta decide seguir sus pasos y comienza a planificar y construir lo que hoy es la bodega.

Entre 1913 y 1914, Don Rafael plantó Viña Tondonia, al tiempo que seguía con la construcción de la bodega. Hoy, el edificio cuenta con 3.433 metros cuadrados de bodega subterránea, con calados de hasta 200 metros de largo, a una profundidad de más de 10 metros, perforados en el corazón de un colosal bloque de piedra arenisca, a cuyos lados se prolongan hileras interminables de barricas (12.900).

El equipo

Las hermandas Mercedes López de Heredia (enóloga) y María José López de Heredia (la cara más visible y conocida de la bodega).
Las hermandas Mercedes López de Heredia (enóloga) y María José López de Heredia. ©Archivo Lopez de Heredia Viña Tondonia – Fotografía Tim Atkin

Territorio y viticultura

Entre 1913-1914, Don Rafael llevó a cabo la plantación de Viña Tondonia, un hermoso viñedo de más de 100 hectáreas, situado en el margen derecho del río Ebro, que daría origen al producto más conocido de la bodega. La Viña Tondonia es una de las más espectaculares de Haro que, abrazada por el río Ebro, conforma un paisaje de aluvión, caliza y chopos.

López de Heredia posee, además, otros tres viñedos enclavados igualmente en la zona Alta de la Rioja —beneficiándose de su microclima de neta influencia atlántica— denominados Viña Cubillo, Viña Bosconia y Viña Zaconia. Estas plantaciones están hechas en proporciones adecuadas para que la calidad se origine ya desde las viñas, base principal del prestigio de los vinos de López de Heredia.

Los viñedos ocupan 170 hectáreas, con una producción media anual de unos 800.000 kilos de uva, que se destinan en su totalidad a la elaboración de vinos propios de la más alta calidad, incluidos los Grandes Reservas, cuando proceden de cosechas verdaderamente excepcionales como fueron 1976 o 1883.

Vista de la viña Tondonia en primavera, con el follaje verde de las cepas.
Vista de la viña Tondonia.

Elaboración

La vendimia se consuma en octubre, dejando imágenes como las de principios de siglo XX. La uva se recolecta a mano en recipientes de madera de chopo construidos en el taller propio y cuya capacidad no excede de cien kilos. Estos nobles recipientes, empleados únicamente por López de Heredia en toda la DOC para transportar la uva de la viña al lagar, inician la relación entre la uva y la madera que ha de persistir en la crianza del vino durante años.

Las comportas de chopo vierten su contenido en las tolvas de pesaje y, de allí, el fruto pasa a las pisadoras-despalilladoras, que rompen suavemente los granos para extraer el mosto, permitiendo que entre en contacto, inmediatamente, con las levaduras silvestres de la pruina.

Los vinos tintos fermentan con el hollejo, mientras que el mosto de los vinos blancos fermenta sin pieles. Para los rosados se procede a una elaboración mixta, haciendo permanecer en maceración algún tiempo el mosto con el hollejo, para que tome color, y liberándolo antes de que comience la fermentación. El mosto fermenta en grandes tinas de roble; las mayores, con capacidad para 240 hectolitros, se destinan al vino tinto y, las menores, de 60 hectolitros, para el vino blanco. La fermentación tumultuosa suele durar cerca de siete días, tras los cuales, se efectúa el descube. El mosto-vino acabará de fermentar lentamente (5 o 6 meses) en barricas bordelesas de roble.

La crianza comienza cuando los vinos, una vez fermentados, están ya despojados de sus partículas más gruesas. Son trasladados a las barricas bordelesas de roble americano de 225 litros en las que, gracias a la temperatura fresca y constante de las bodegas subterráneas, tendrá lugar una larga y pausada crianza. Durante esta fase, se producen trasiegos periódicos (una o dos veces al año). Así, con gran paciencia, va consiguiéndose la eliminación natural de cuanto pueda perjudicar a la buena crianza, proceso que se prolonga durante un mínimo de tres años y que puede llegar a los seis o incluso más allá si se trata de Grandes Reservas. Acabada la crianza en madera, el vino inicia su reposo en botella (mínimo 6 meses), ganando en suavidad y matices aromáticos.

Los vinos de gran reserva se dan únicamente dos o tres veces cada decenio, pasando por una larga crianza (mínimo siete años), al cabo de la cual se les somete a una clarificación con claras de huevos frescos, siendo embotellados, después de mes y medio aproximadamente, directamente de la misma barrica bordelesa, sin filtraje alguno. Tapadas con un corcho largo y muy criado, son lacradas sus bocas para evitar el contacto exterior, los mohos y los insectos, durante los muchos años que permanecerán en bodega.

La tonelería

Viña Tondonia es una de las dos únicas bodegas que, en la actualidad, mantienen su propio taller de tonelería y la única que solo utiliza barricas construidas artesanalmente en su propiedad, con maderas procedentes de los Montes Apalaches de Estados Unidos.

Muchas grandes bodegas contaban con tonelería propia, pero casi todas han desaparecido por razones de rentabilidad. En López de Heredia, se mantiene el taller y se sigue controlando todo el proceso tonelero: desde la adquisición de la madera en origen, hasta la construcción y montaje de la barrica, pasando por los procesos intermedios de aserrado, secado/curado y tostado.

Vista del taller de la tonelería propia, con las herramientas dispuestas en la pared, barricas y otros recipientes en construcción.
El taller de la tonelería propia de López de Heredia.

Los vinos

Vinos iniciáticos

Viña Cubillo, Viña Bosconia Reserva y Gravonia Blanco son las primeras referencias de Bodegas R. López de Heredia, tres vinos de finca que en cualquier otra bodega serían los de máxima crianza (3-5 años), mientras que en la bodega de Haro son solo el primer escalón.

Viña Tondonia: tinto, blanco y rosado

Crianza de 4 años para el Tondonia Gran Reserva Rosado y de 6 para el Tondonia Reserva Blanco y el Tondonia Reserva Tinto. Tres interpretaciones rebosantes de carácter de una finca única, tres enormes vinos capaces de envejecer con elegancia durante más de una década.

Los grandes vinos

Desde 1877 en Bodegas R. López de Heredia se han reservado vinos que, por la extraordinaria calidad de sus uvas, tenían más capacidad para envejecer en el tiempo. Son los Grandes Reservas, selecciones especiales que solo se dan en determinados años y únicamente en las fincas de Viña Tondonia y de Viña Bosconia. Los tres grandes vinos (Tondonia Gran Reserva, Tondonia Gran Reserva Blanco y Bosconia Gran Reserva) se crían durante 10 años y se tapan con corchos especiales y lacres. Son los vinos más deseados por los seguidores de la bodega de Don Rafael.

Botellas de vino blanco dispuestas horizontalmente en el calado de la bodega. Sobre los estantes, un cartel antiguo con el nombre de la marca: Viña Tondonia.
Botellas del Viña Tondonia Gran Reserva Blanco resposando en el calado de la bodega.