DOCa Rioja


En 1925 La Rioja fue la primera región vinícola española en conseguir la denominación de origen y en 1991 la primera en conseguir la DO calificada. La fama de los vinos de La Rioja se debe en gran parte a que sus bodegas elaboran vinos de calidad y embotellados desde hace décadas, cuando en el conjunto de España mayoritariamente se producía vino a granel y de poca calidad. Evidentemente, con el tiempo, los métodos se han ido modernizando y los vinos adaptando a los nuevos gustos del mercado para seguir siendo hoy día los vinos más reconocidos dentro y fuera de nuestras fronteras.

La fama de estos vinos se debe, no solo a las buenas condiciones climáticas y del suelo que definen un terroir muy particular, sino al magnífico potencial de su variedad tinta reina, la tempranillo. Esta variedad, la segunda más extendida en España después de la garnacha, se caracteriza por dar vinos elegantes, sedosos, frescos y equilibrados, a la vez que tiene un buen potencial para elaborar vinos de crianza y reserva. Otras variedades tintas comunes en la zona, aunque usadas en menor medida, son la mazuelo, graciano y garnacha. A tener muy en cuenta los blancos jóvenes o fermentados en barrica de la variedad viura (macabeo).

Las bodegas se sitúan a lo largo de la parte alta del valle del Ebro, mayoritariamente en La Rioja, pero también en el sur de Álava (Rioja Alavesa) y parte del suroeste de Navarra. Esta vasta región de más de 100 km de largo y 40 km de largo recibe influencias continentales y atlánticas en su extremo norte para ir cambiando a climas más secos y cálidos a medida que discurre el río. Ante tal extensión de terreno, los suelos también varían pero se pueden resumir en tres: arcillo-calcáreos, arcillo-ferrosos y aluviales, todos pobres en materia orgánica.

SUBZONAS

El viñedo riojano se divide en tres subzonas: la Rioja Alta, la Rioja Alavesa y la Rioja Baja u Oriental, que se extienden desde las sierras de Cantabria y Obarenes al norte hasta la sierra de la Demanda al sur. Cada una de las tres subzonas tiene su propio carácter, con paisajes y personalidades propias que hacen que sus vinos sean también dispares, debido a las diferencias de suelo, clima e, incluso, de uva. Por supuesto, dentro de cada una de las subzonas se dan diversos microclimas que acaban de definir el carácter individual de cada vino, pero conocer globalmente cada una de las tres regiones ayuda a entender un poco mejor el vino riojano.

Situada en el curso alto del río Ebro, la Rioja Alavesa está formada por grandes llanos y pendientes suaves en los alrededores de pueblos tan reputados como Laguardia, Labastida o Elciego. Aquí, el clima es continental de moderada influencia atlántica (gracias a la barrera natural de la Sierra de Cantabria) y más acusadamente mediterránea, algo más cálido que en la Rioja Alta y con unas precipitaciones que rondan los 450mm/año. De sus 10494 ha de suelos arcillo-calcáreos, a menudo divididos en pequeñas parcelas y terrazas, se obtienen vinos de graduación y acidez media de distintas tipologías, desde los tradicionales cosecheros de maceración carbónica de extraordinaria frutosidad, pensados para consumir jóvenes, hasta tintos con todas las aptitudes para prolongados envejecimientos en barrica. Algunas de las bodegas más prestigiosas, como Marqués de Riscal, Baigorri, Remírez de Ganuza o Izadi, se encuentran aquí.

La húmeda y montañosa Rioja Alta es la subzona situada al sur del río Ebro que se extiende desde la capital, Haro, hasta Logroño, pasando por pueblos tan reconocidos como Cenicero o San Vicente de la Sonsierra. Sus 20941 ha totales de viñedo gozan de clima continental de influencia atlántica y yacen resguardados de los vientos húmedos del norte tras la Sierra Cantabria. La combinación de suelos calizos y pobres con una temperatura media de 12,8 grados y unas precipitaciones anuales de 450 mm, permiten obtener vinos de grado medio, con cuerpo y acidez total elevada, aptos para el envejecimiento en roble, un estilo que muchos asocian con los tintos más tradicionales, de los que las imprescindibles Viña Tondonia, La Rioja Alta, Marqués de Murrieta o Muga son estandartes. Con todo, la amplia extensión de la Rioja Alta engloba distintos terruños que los paladares más entrenados saben distinguir en la copa; así, los de San Vicente de la Sonsierra suelen ser más intensos, los de Cenicero más equilibrados y los de Haro de estilo más clásico.

Situada al SE de la denominación, las 16951 ha que forman la Rioja Oriental o Baja se benefician de una marcada influencia mediterránea que la convierten en la más particular de las tres subzonas a nivel climático. Pueblos como Calahorra o Alfaro pueden certificar que aquí las temperaturas son más cálidas (13,9 grados de media) y las precipitaciones menores (370 mm/año). Estos factores, combinados con la menor altitud y los suelos aluviales, permiten a la Rioja Baja ofrecer vinos de mayor grado y estructura, hecho que explica que tradicionalmente sus vinos se hayan utilizado para añadir cuerpo a los de las otras dos subzonas. Variedades como la garnacha o el graciano se sienten muy cómodas en las plantaciones de la zona, a menudo, mayores que en las otras dos Riojas. Palacios Remondo es la bodega referente y las cooperativas siguen siendo muy importantes en la región.

UVAS

Actualmente, la DOC Rioja acoge hasta 14 variedades de uva, 5 tintas y 9 blancas, pese a que tempranillo y viura ocupan ¾ partes del viñedo. El tempranillo es la uva más plantada entre las tintas, con un 87% del viñedo, seguida de la garnacha tinta con un 8%; mazuelo, graciano y maturana tinta apenas superan el 4%. Entre las blancas, la reina indiscutible es la viura, con un 70% del total, seguida por el tempranillo blanco con un 12%; ninguna de las 7 variedades blancas restantes (sauvignon blanc, verdejo, garnacha blanca, chardonnay, torrontés, malvasía y matura blanca) supera el 5%.

VINOS

Los vinos más populares en la actual DOC Rioja son, sin duda, los tintos. Desde los jóvenes y afrutados vinos de maceración carbónica que llegan siempre los primeros al mercado, pasando por los Crianza, con un mínimo de 12 meses en barrica, los Reserva, con tres años de crianza entre barrica y botella, hasta los Gran Reserva, vinos que se elaboran únicamente en las mejores añadas y que han sido criados durante un mínimo de 5 años entre las botas y el botellero. Conviene no olvidar que no todo en Rioja es vino tinto, ya que la DOC produce también excelentes vinos blancos de crianza a base de viura y malvasía que ganan prestigio añada tras añada.


  • Regiones en las que se elaboran vinos acogidos a la DOCa Rioja: , La Rioja, Navarra, País Vasco
  • Año de creación de la DO: 1926
  • Número de elaboradores: 582
  • Superficie plantada: 63593.0 ha.

Consejo regulador


c/ Estambrera, 52
26006 Logroño
+34 941 500 400

Calificación de añadas


Vinos que no se puede perder

Ver todos los vinos disponibles de la DOCa Rioja

Sobre Vinissimus

Toni Vicens
* Toni Vicens, Fundador

En 2005 Toni Vicens, un apasionado del vino y la programación web, fundó Vinissimus con apenas 100 vinos en el catálogo.

Hoy, tras más de un millón de botellas de vino vendidas, 80.000 pedidos procesados y 102.000 clientes en toda Europa, Vinissimus tiene presencia en 5 países, 6.800 referencias en catálogo y es el líder en venta de vino español por internet en Europa.

En Vinissimus cuidamos cada pedido para asegurarnos de que todo vaya bien y nuestros clientes reciban sus vinos lo antes posible. Una tecnología propia de gestión de pedidos y un servicio de atención al cliente personalizado trabajan juntos para una satisfacción total.

Garantía de devolución/roturas

Si alguno de nuestros productos no está en condiciones o simplemente no le satisface, puede devolvérnoslo con total tranquilidad. Si una botella se rompe durante el transporte, Vinissimus se encarga de hacerle llegar una nueva.

Pago seguro

Los pagos con tarjeta se realizan a través de la plataforma de 4B y se encriptan con el protocolo SSL para garantizar la máxima seguridad.

El pago se puede realizar tanto con tarjeta de crédito, transferencia, Paypal o contra reembolso.

Plazos de entrega

Los pedidos peninsulares se entregan entre 2 y 3 días hábiles a partir del momento de su encargo. Para Baleares, el plazo de entrega es de 3-4 días, y entre 4 y 6 días para la mayoría de destinos en los demás países europeos. Si el vino está en stock y realiza el pedido antes de las 13 horas, puede recibirlo al día siguiente.

Más información y precios
Gastos de envío

Firma de Toni Vicens
Toni Vicens,
Fundador de Vinissimus
tvicens@vinissimus.com