Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
Transporte gratuito a partir de 100 €Gastos de envío

Malvasia

Responde al nombre de malvasía una amplia y compleja familia de variedades. En conjunto, el origen de esta familia se remonta a la antigua Grecia aunque, a juzgar por su nombre, derivaría del topónimo griego Monemvasia, una ciudad del Peloponeso. La llegada de la malvasía a Italia se sitúa sobre el año 1200 más o menos, a través de las rutas comerciales en época de la República de Venecia. Por otro lado, se encuentra malvasía en el Trivéneto (la más famosa es la malvasía istriana); también en Emilia, con su malvasía de Candia; en Toscana, con la malvasía blanca larga y la malvasía del Chianti; en el Lacio, con la malvasía punteada; e incluso en Apulia, Sicilia (malvasía de las Lípari) y Cerdeña, por citar solo algunos de los más recurrentes. El denominador común de todas las malvasías es la aromaticidad, aunque no todas con la misma intensidad, exactamente como ocurre con las moscateles.

De la misma malvasía de Candia existe un biotipo aromático y otro no aromático. También, como ocurre con las moscateles y las vernacchias, existen malvasías tintas, cuya aromaticidad es más contenida, cultivadas en Piamonte, Apulia y Salento. Determinar a qué biotipo pertenece una malvasía presente en una mezcla no es siempre fácil. En términos generales, la malvasía da unos vinos blancos con una estructura contenida, alcohol moderado y una agradable aromaticidad. Blancos normalmente ligeros y de aperitivo, monovarietales o mezclados con otras uvas, de tipo más neutro y más fresco, de la misma zona. Vinificados como frizzante a veces, localmente se elaboran también algunos vinos con uvas pasificadas, como demuestran los casos microscópicos de las colinas piacentinas, del Chianti para el vinsanto y de las islas Eolias. Tiene potencial de guarda y complejidad sobre todo en las tipologías más nobles, como la malvasía de Candia aromática y la malvasía punteada del Lacio.

Vino con Malvasia