DestacadosVino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
-15% Pago Florentino, la elegancia del sello Arzuaga2h 49m 2s

Conca de Barberà

La Conca de Barberà es una pequeña denominación de origen catalana (3600 ha) situada entre la DO Costers del Segre y la DO Tarragona. En ella, poco más de una veintena de bodegas trabajan para producir anualmente cerca de 5000 hl.

El viñedo se encuentra a una altitud comprendida entre los 350 y los 600 metros de altitud y la pluviometría anual se sitúa entorno a los 500 mm. El clima es fresco, a medio camino entre la suavidad de la costa mediterránea y la continentalidad leridana; las oscilaciones térmicas son importantes, con saltos notables entre las temperaturas diurnas y las nocturnas e importantes contrastes entre los fríos inviernos y unos veranos contenidamente cálidos. Los suelos son mayoritariamente de origen calcáreo, pero es posible encontrar también arcillas rojas, terrazas fluviales e incluso pizarra en el extremo sudoeste, la esquina más próxima a la comarca del Priorat.

Variedades blancas como la macabeo y la parellada, destinadas a la elaboración de vino base para cava, funcionan fantásticamente también como monovarietales tranquilos o en cupajes con uvas foráneas como el chardonnay. Los vinos blancos suelen ser ligeros y afrutados, mientras que los rosados son verdaderamente golosos y brillantes. El verdadero potencial de la región parece estar del lado de las uvas tintas y, pese a los buenos resultados con variedades nacionales como el tempranillo (ull de llebre) o la garnacha e internacionales como el syrah, el cabernet sauvignon y, muy especialmente el pinot noir, la auténtica uva estrella es la esquiva trepat. Los tintos y rosados de trepat, uva reacia a ceder su color a los mostos, son cada vez más especiados, personales y minerales, y combinan el frescor silvestre con las especias frías dibujando un estilo de vino sin parangón.

La región es un auténtico hervidero de energía e ideas renovadas y, los jóvenes elaboradores están revolucionando y revitalizando la región a base de intenso trabajo y profundo respeto por el entorno. Los vinos de la Conca empiezan a tener personalidad propia y merecen atención y pausa, son vinos que conquistan desde la sutileza y la pureza, vinos que miran al futuro con las raíces clavadas en la historia.

Vino de Conca de Barberà