» Italvinus ahora es Vinissimus.com «
Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
Transporte gratuito a partir de 200 €Gastos de envío

Merlot

El merlot es la amabilidad convertida en uva tinta, la fruta en la que muchos elaboradores basan sus vinos, sabiendo que el público los apreciará y comprenderá sin problemas. Sin embargo, pese a estar repartida por todo el mundo y a ser capaz de ofrecer vinos más que correctos en muchos lugares, no debemos creer que la uva merlot es una uva sin carácter; tan sólo hace falta recordar que uno de los vinos más idolatrados y preciados del mundo, el Château Petrus, se elabora principalmente a base de uvas merlot.

Ya a finales del siglo XVIII era una cepa muy importante tanto en Pomerol como en Saint-Émilion. Actualmente, sigue reinando allí, en la riba derecha de Burdeos, donde roba protagonismo a cabernet franc y, muy especialmente, a cabernet sauvignon. Al otro lado, en el Médoc, la merlot es la encargada de amabilizar y añadir fruta y elegancia a la austera cabernet sauvignon. Su máxima expresión debemos buscarla en las cercanías de Libourne, donde los suelos arcillosos aportan estructura a los vinos, tornándolos suculentos y aterciopelados.

En Italia adopta un carácter similar. Si bien aquí, de las cepas bordelesas, es la que ofrece unos vinos más redondos, debido también al clima mediterráneo de algunas zonas donde precisamente se expresa mejor. Sobresalen los monovarietales de merlot en la Toscana, tanto en la región de Bolgheri con su mítico Masseto, como en el interior, en territorio del Chianti Classico, con el Apparita de Castello di Ama, donde es frecuente su crianza en barricas nuevas. Se cultiva ampliamente en numerosas regiones italianas, incluida el Véneto, donde representa la uva internacional tinta más destacada en términos de cantidad.

Los vinos de merlot pueden ser ligeros y jugosos, pero también nobles y medianamente longevos. Los norteamericanos por ejemplo, suelen ser vinos maduros y redondos, con aromas de cerezas negras e higos, mientras que en Burdeos se dice que huelen a pastel de navidad, a especias y a trufas. Los climas cálidos obtienen los aromas más maduros del merlot, mientras que las regiones más frías o aquellas que no permiten una progresiva acumulación de azúcares suelen acumular tonos vegetales o balsámicos. La mayoría son vinos afrutados, jugosos y de textura aterciopelada, sin duda, uno de sus puntos fuertes. Muchos merlots se elaboran para un consumo temprano, pero la tan anhelada estructura bordelesa puede también encontrarse en algunos vinos italianos o de Estados Unidos.

Vino con Merlot