CARRITO
Destacados
Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
-20% Libalis: los más frescos y divertidos

Vinos blancos del Piamonte

Arneis de Roero, cortese de Gavi, erbaluce, timorasso. Tranquilos o espumosos. A cual mejor. Porque entre las colinas de los vinos tintos de las Langhe y Monferrato, las verdaderas joyas suelen ser... ¡blancos! Ya sean de alguna variedad autóctona como la nascetta, o clásicos de la enología moderna como los vinos de chardonnay, la verdad es que esta "otra" cara del Piamonte no puede pasar desapercibida a ningún apasionado del vino italiano.

El Piamonte es una región con una inmensa tradición vitivinícola, tanto de blancos como de tintos, con un extraordinario patrimonio de uvas autóctonas. Aun así, en las últimas décadas, han sido los tintos los que han dominado el panorama: Barolo, Barbaresco, los grandes vinos de barbera, los dolcettos y todos los nebbiolos del alto Piamonte son ahora —con todo el mérito, por supuesto— las marcas estrella de la viticultura de la región. Con la salvedad, eso sí, de los vinos de moscatel, la única gran uva blanca piamontesa, seguramente, con aires internacionales a pesar de vinificarse siempre, como sabemos, como vino dulce para la producción de los Moscato d'Asti, los Asti espumosos y algunas versiones pasificadas.

De aquí que los vinos blancos del Piamonte sean todo un descubrimiento. En algunos casos, zonas enteras han terminado consagrándose al viñedo después de que alguna antigua variedad blanca del lugar estuviera incluso a punto de desaparecer o de ser reemplazada por uvas tintas. Es el caso de la timorasso. Otras, han renacido gracias a las exigencias del gusto moderno, siempre más orientado hacia los blancos frescos, secos, verticales, excelentes para el aperitivo o para esa copa responsable: es el caso de los vinos del Gavi y de los arneis de Roero. ¡(Re)descubrámoslos juntos!