Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSelecciones
Transporte gratuito a partir de 200 €Gastos de envío

Gewürztraminer

Tacto graso, especias y perfume son tres componentes básicos en la percepción de los vinos a base de uva gewürztraminer. Su nombre, formado por la palabra gewürz (picante) y Tramin, el pueblo del norte de Italia del que proviene, deja muy claro su carácter norteño y su sugerente aroma. Sus vinos huelen a lichis y pétalos de rosas, a fruta tropical y pimientas.

Parte de su falta de prestigio se debe a los vinos carentes de personalidad elaborados en masa por algunas bodegas de grandes volúmenes o en regiones en las que la uva sufre para madurar pausadamente. No obstante, sería injusto basar nuestra opinión sobre tan distinguida uva en las peores elaboraciones que con ella se realizan. En el otro extremo de la calidad encontramos los grandes vinos elaborados en Alsacia, ciertos rincones de Alemania, Italia, Austria o, incluso, Nueva Zelanda. En España, conviene no pasar por alto algunos de los mejores blancos de la DO Somontano, en Aragón.

Únicamente si se siente cómoda en su terruño es capaz de combinar estructura y acidez perfectas. En caso contrario, cuando falta la tensión del clima frío, el vino de gewürztraminer puede volverse pesado; la gewürztraminer quiere sol para madurar, pero frío para conservar sus aromas. No tolera las improntas bruscas de madera, en todo caso demanda grandes volúmenes y duelas usadas. Puede ofrecer desde blancos secos y aromáticos hasta voluptuosos vinos dulces y, sus mejores ejemplos son capaces de envejecer más allá de una década. Bergamota, piel de cítricos o especias como el clavo, la pimienta blanca o la canela se suman a sus aromas más obvios cuando las cosas se han hecho bien tanto en el viñedo como en bodega. Entonces se atreve a acompañar el foie, los quesos intensos o la cocina asiática y a deleitar el más frío y reticente de los paladares.

Vino con Gewürztraminer