País de destino:
España
Idioma
CARRITO
Transporte gratuito a partir de 200 €

Sangenís i Vaqué

Sangenís i Vaqué

Sangenís i Vaqué es una bodega histórica del Priorat, el fruto de la unión de dos familias con una larga tradición en el mundo del vino. Dos familias con tradición En...

Año de fundación1979
EnólogoMaria Sangenís
Viñedo propio:15 / ha
Producción anual30.000 botellas
País
Regiones
Uvas

Vino de Sangenís i Vaqué

3 productos

15,00

12,00

50,00

Sangenís i Vaqué

Sangenís i Vaqué es una bodega histórica del Priorat, el fruto de la unión de dos familias con una larga tradición en el mundo del vino.

Dos familias con tradición

En 1978 Pere Sangenís y Conxita Vaqué empezaron a plantar las viñas en las fincas que Pere poseía en el término de Porrera, en la DOQ Priorat. Estas tierras habían pertenecido a su familia materna, los Monlleó, desde antes de 1700 y en ellas se había cultivado principalmente la viña. De hecho, a principios de siglo, algunas familias del Priorat pensaron en empezar a embotellar vino, pero la situación social y económica lo impidieron.

Fue en 1979, cuando Pere y Conxita empezaron a elaborar vino en la bodega de la plaza Catalunya de Porrera, actual sede de Sangenís i Vaqué. Esta había sido la antigua bodega de Josep Simó, abuelo de Conxita, conocido personaje de la región que dedicó buena parte de su vida (desde 1886 hasta su fallecimiento) a elaborar vino y comerciar con él.

Padres e hijas

Actualmente, Pere sigue elaborando vinos siguiendo la tradición, aunque no rehúye las nuevas tendencias que llegan de la mano de sus hijas, Maria y Núria.

Terrazas y laderas en Porrera

Los viñedos se encuentran en el término de Porrera dentro de la DOQ Priorat, en terrazas y laderas (costers), formadas por la famosa llicorella (suelos de esquistos pizarrosos). Los suelos muy pobres juntamente con un clima seco (450 mm) facilitan una mínima producción y por lo tanto una máxima calidad.

Las tierras permeables de pizarra, orientadas al sur, se benefician de la influencia de la brisa marina (garbinada), que suaviza el calor del verano y permite a la vid realizar la fotosíntesis de manera perfecta. Además, el mantenimiento de la materia orgánica y de la humedad de la tierra se potencia con abonos naturales (estiércol de oveja) lo cual contribuye a que la vid supere el estrés hídrico del verano. Los viñedos se trabajan de manera orgánica y pronto los vinos serán certificados como ecológicos.

Sangenís i Vaqué posee 15 hectáreas en producción, las cuales se dividen en tres parcelas conocidas localmente como trossos:

  1. Coranya. Viñedo plantado en el año 1978 con las variedades autóctonas garnacha y cariñena. Suelo de pizarra mezclada con cantos rodados de río. Orientada al norte.
  2. La Cometa. Viñedo plantado en los años 90 con las variedades garnacha y cariñena (mazuelo), cabernet, merlot y syrah. Suelo de pizarra gris y naranja. Orientado al sur. Fue ampliado recientemente con dos hectáreas más de garnacha tinta, cariñena y garnacha blanca.
  3. Roques Llises. Viñedo plantado a principios de los años 70 con las variedades garnacha y cariñena. Suelo de pizarra desmenuzada. Orientado al sudoeste

Antiguos lagares subterráneos revestidos de cerámica

La vendimia se realiza en el momento óptimo de maduración y las uvas son seleccionadas en el mismo viñedo. Únicamente la uva totalmente sana y de calidad superior será despalillada en bodega suavemente, para evitar dañar las uvas.

La fermentación tendrá lugar en los antiguos lagares o cups subterráneos, actualmente reformados con baldosas de cerámica. Durante los primeros días de la fermentación se controla la temperatura y la maceración para los vinos de crianza se prolonga entre 25 y 40 días, dependiendo de las características de la añada y del perfil de vino deseado. Después la uva se lleva a una prensa vertical de pequeña capacidad (250 litros) para, posteriormente, realizar la fermentación maloláctica de forma espontánea en los lagares.

En la crianza se emplean barricas de 225 litros de roble francés de Allier y una pequeña proporción de roble americano. Son barricas elaboradas con la mejor selección de maderas y secadas al aire libre durante treinta meses. Después de una crianza de seis a dieciocho meses, el vino estará listo para ser embotellado, sin filtrar ni clarificar. Gracias a la utilización de barricas nuevas o de un máximo de cinco años, durante la crianza se realiza un proceso natural de estabilización que posibilita la no utilización de ningún proceso químico para limpiar el vino antes de su embotellado.

Finalizada la crianza en roble, el vino reposará aún un tiempo en botella, esperando el momento de máximo equilibrio para ser lanzado al mercado.

Los vinos

La gama clásica

Clos Monlleó es el buque insignia de Sangenís i Vaqué y Clos Monlleó Selecció Carinyena un vino con origen en el mismo viñedo, pero elaborado únicamente con uvas de la variedad mazuelo. Coranya procede de la parcela homónima, plantada por Pere y Conxita en 1978, y su producción no supera las 5.000 botellas. Vall Por es una sabia mezcla de garnacha, cariñena y merlot criada en roble (80% francés); Dara, incorpora un 50% de roble americano; y  Garbinada es el tinto más fresco de la firma de Porrera, un vino con un pequeño porcentaje de syrah.

Los vinos de María

Los dos vinos que llevan la firma de María Sangenís apuestan por dotar de mayor protagonismo a la fruta, limitando el tiempo de crianza. Así, Lo Bancal de Granatxa pasa únicamente 6 meses en roble, mientras que Lo Coster Blanc, una deliciosa combinación de garnacha blanca y macabeo, se queda en 4.

El dulce

Simfonia en Dolç es un verdadero tesoro escondido que no se elabora todos los años. Se trata de un suculento vino tinto naturalmente dulce elaborado principalmente a partir de uvas sobremaduras de garnacha tinta que requiere de una meteorología particular para poder ser producido.

Ubicación y contacto