Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
TRANSPORTE GRATIS a partir de 100 EUR ¡Sólo hasta el miércoles!

Moscatel

El moscatel de Alejandría, también llamo de Setubal, de Málaga o romano, es fruto de un cruce entre la variedad griega heptakilo y el moscatel de grano menudo. El nombre de moscatel deriva del término latín muscum, que significa almizcle, una sustancia de olor intenso que segregan algunos cérvidos y que se emplea en perfumería, mientras que el “apellido” de Alejandría nos remite inequívocamente a la ciudad del norte de Egipto.

Los granos del moscatel de Alejandría son mayores que los de su predecesor, el moscatel de Frontignan o de grano menudo. Su pulpa y su hollejo son más firmes que los de aquel y se obtienen de él tanto buenos mostos como fantásticas uvas pasas. Pese a tener menor prestigio que el de Frontignan, el moscatel de Alejandría permite elaborar tanto vinos dulces como secos, mistelas e incluso espumosos.

Las condiciones óptimas para su cultivo parecen darse cerca del mar, como demuestra el adorado Passito di Pantelleria, un vino dulce con más de 2000 años de historia elaborado en la pequeña isla italiana al oeste de Sicilia que le da nombre. También participa del corte del muscat de Ribesaltes, del clásico moscatel de Málaga y de algunos de los mejores vinos valencianos.

El moscatel de Alejandría es muy intenso aromáticamente, pero su pasado como uva de mesa o en la elaboración de mistelas parece haber enturbiado su reputación. Bien interpretada es una uva capaz de convertirse en vinos potentes, elegantes y florales, especialmente en suelos calizos y silícicos. Resulta muy útil además en combinación con otras uvas, pues un pequeño porcentaje de moscatel de Alejandría puede aportar muchísimo aroma a variedades de perfil aromático más neutro.

Vino con Moscatel