Vino de Romagna · Vinissimus
CARRITO
Transporte gratuito a partir de 200 €

Vino de Romagna

Tierras, climas y paisajes que no tienen nada que envidiar a ningún otro lugar. Una hospitalidad familiar y un espíritu acogedor que no se encuentra en ninguna otra parte de Italia ni, posiblemente, del mundo. Aunque muy conocida por sus exquisitas pastas, con y sin relleno, la región de la Romagna es también la cuna de grandes vinos. Vinos que redescubren la larga tradición de este territorio para vestirse de majestuosidad y refinamiento. Como su gran Sangiovese, más franco y crujiente que el toscano y, en algunas zonas, con un envejecimiento en barrica del que resulta un vino terroso, profundo y mineral, a la altura del mejor Chianti Classico.

Leer más
18 productos

12,90

18,50

10,30

20,26

11,46

Agotado

11,20

Agotado

9,05

Agotado

12,75

Agotado

61,15

51,98

-15%
Agotado

9,60

8,51

-11%
Agotado

8,55

Agotado

26,05

Agotado

36,15

30,73

-15%
Agotado

11,75

Agotado

21,71

Agotado

14,65

12,83

-12%
Agotado

36,15

30,73

-15%
Agotado

17,69

Romagna

Tierras, climas y paisajes que no tienen nada que envidiar a ningún otro lugar. Una hospitalidad familiar y un espíritu acogedor que no se encuentra en ninguna otra parte de Italia ni, posiblemente, del mundo. Aunque muy conocida por sus exquisitas pastas, con y sin relleno, la región de la Romagna es también la cuna de grandes vinos. Vinos que redescubren la larga tradición de este territorio para vestirse de majestuosidad y refinamiento. Como su gran Sangiovese, más franco y crujiente que el toscano y, en algunas zonas, con un envejecimiento en barrica del que resulta un vino terroso, profundo y mineral, a la altura del mejor Chianti Classico.

Entre los blancos destaca la variedad albana, que nos ofrece vinos tensos y minerales, capaces de dar forma a un conjunto aromático amplio y complejo, pero a la vez con una notable estructura. Su máxima expresión la encontramos en un vino muffato (elaborado a partir de uvas botritizadas) de reconocimiento internacional, con cuerpo y frescura al mismo tiempo. Y no hay que olvidar la variedad pignoletto, cuyos vinos tradicionales se caracterizan por ser especiados y con aguja, pero también firmes, suntuosos, con notas de hidrocarburo y una estructura de notable evolución.