País de destino:
España
Idioma
CARRITO
Transporte gratuito a partir de 200 €

Celler Arrufí

Celler Arrufí

Celler Arrufí es una pequeña bodega familiar que elabora vinos ecológicos y aptos para veganos únicamente de la producción de sus parcelas situadas en el termino...

Año de fundación2016
País
Regiones
Uvas

Vino de Celler Arrufí

10 productos

12,05

10,84

-10%

10,95

/ bot. 3 L

8,20

Agotado

11,50

/ bot. 3 L
Agotado

11,95

Agotado

8,20

Agotado

8,20

Agotado

6,15

Agotado

14,50

Agotado

16,15

Celler Arrufí

Celler Arrufí es una pequeña bodega familiar que elabora vinos ecológicos y aptos para veganos únicamente de la producción de sus parcelas situadas en el termino municipal de Batea (Terra Alta). Su filosofía se basa en el respeto por la tierra y trabajan con pasión y respeto el terruño y la variedad autóctona de la zona, la garnacha.

La bodega

Esteve Arrufí viene de una larga tradición familiar vitivinícola. Después de gestionar durante muchos años la bodega familiar decidió crear un proyecto propio dónde crecer y poder representar lo que significan para él los viñedos, la comarca de la Terra Alta y la elaboración del vino.

En 2016 empezó la construcción del Celler Arrufí y, en 2019, Esteve y Sol emprendieron este proyecto personal del que también forma parte el enólogo Joan Bada, quien se asegura de que nuestros vinos reflejen todo lo que queremos transmitir.

Francesc y Esteve son la nueva generación de la família Arrufí. 

La bodega

El equipo

Junto a su pequeño equipo elaboran vinos con la menor manipulación posible, pero con un minucioso seguimiento para conseguir sus metas, vinos frescos, personales y con distintivo de calidad, pero sobre todo vinos cercanos tanto para un cliente entendido y con cultura en el mundo del vino, que valora y que sabe, como para un cliente incipiente y joven que se inicia en el mundo del vino.

El equipo

Territorio y viticultura

Tras décadas de cultivo tradicional, en 2009 decidieron cambiar al cultivo ecológico. Trabajan una viticultura regenerativa, tratan la tierra con respeto, equilibro y sin productos químicos. Han mejorado la conductividad y la microbiota del suelo, sin usar abonos químicos, funguicidas ni herbicidas de síntesis. Décadas más tarde, las mejoras han sido tangibles y notables. Los viñedos se han visto revitalizados y estan convencidos que han alargado la vida de las plantas. Cada día estan más convencidos de que trabajar y evolucionar en el cultivo ecológico dará la máxima expresividad a sus vinos.

Los terrenos de la Tierra Alta suelen ser francos y limosos, entre neutros y ligeramente alcalinos y con poca cantidad de materia orgánica. El tipo más representativo de este suelo es lo que aquí llamamos “panal”. El panal es un terreno con más predominio de arena que de arcilla, resiste muy bien la compactación y retiene la humedad necesaria para el desarrollo de la planta, permitiéndole llegar a la maduración sin excesivos problemas de agotamiento.

Territorio y viticultura

Ubicación y contacto