Vino tintoVino blancoVino espumosoDestiladosOtros vinosOfertasSeleccionesRegiones
-15% en La Montesa 2017, ¡92 Parker por solo 9,50 euros! ¡SÓLO HOY!0h 6m 57s

Bodegas Convento de Oreja

Bodegas Convento de OrejaBodegas Convento de Oreja

Convento de Oreja nace cuando un grupo de amigos amantes del vino deciden llevar a cabo un proyecto que latía en sus tertulias desde hacía tiempo: disfrutar de la amistad alrededor de una copa de su nuestro propio vino, de una copa que recogiese su propio estilo, su pasión, su trabajo y el de la naturaleza en las tierras de la Ribera del Duero. La bodega y sus vinos toman nombre de un antiguo convento cisterciense (Convento de Santa María de Oreja), abandonado desde hace más de cuatro siglos, situado en el término municipal de Langayo y que domina un valle con forma de oreja. Peñafiel está situado a 754m. de altitud sobre el nivel del mar con una precipitación anual de 475 ml. Sus suelos son pobres, fundamentalmente de grava y caliza, con poca materia orgánica que regula de forma natural la producción del viñedo. El clima continental de la Ribera del Duero, con inviernos largos y fríos y veranos secos y calurosos, produce una gran oscilación térmica entre el día y la noche, dando lugar a una excelente maduración fenólica de la uva y a una excepcional estructura de los vinos. El microclima que el Río Duero proporciona a las tierras de su ribera, hace que todos los años se produzca el milagro de la cosecha. Un milagro único, cuyo producto después de una esmerada elaboración, será un vino también único, expresión de las condiciones climáticas y ambientales de cada año.
Con una profunda vocación por la calidad y la excelencia empiezan su proyecto de una forma artesanal, sin prisas, sin excesivas pretensiones, sin buscar un retorno rápido de su inversión, en fin, disfrutando con cada uno de los aspectos que este proceso de creación les planteaba. Los vinos Convento Oreja son monovarietales y están elaborados exclusivamente con uva Tempranillo de la variedad Tinta del País. La uva se caracteriza por sus granos pequeños y con piel gruesa que garantiza una alta concentración de fruta y una excelente estructura. Además de la regulación natural de la producción que el suelo y el clima hacen en el viñedo, en Convento Oreja se preocupan de aumentar la calidad de la uva, manteniendo un máximo de producción por hectárea, con las podas en verde y haciendo aclareos al comienzo del envero.
Y como fruto de esta pasión nacen los vinos Convento Oreja, vinos de alta expresión, con personalidad única y con producciones limitadas. Vinos que mantienen el carácter propio de la Ribera del Duero, elegantes, equilibrados y plenos de carácter, creados al ritmo de la vida monástica, a través de la paz y la quietud de las barricas de roble que les han dado cobijo.

Todos los productos de Bodegas Convento de Oreja