Selección de Octubre 2009

Empordà, vinos de tramontana

Selección de Octubre 2009

Finca Espolla 2006 (2 botellas)
Martí Fabra Vinyes Velles 2006 (2 botellas)
Oriol 2008 (1 botellas)
Masia Carreras Blanc 2007 (1 botellas)

Precio del lote: 70,70 €
Precio especial Club: 62,05 €
Se ahorra: 8,65 € (12.23%)

¡Suscribirme ahora!

Acerca de esta selección...

Tramontana (más allá de las montañas); viento frío y turbulento del norte y nordeste que sopla en la Costa Brava catalana. Su origen, los Pirineos franceses, que lo empujan con fuertes rachas que superan los 100 km/hora. Artistas y escritores como Josep Pla y Salvador Dalí hacían referencia a este viento en sus obras como algo simbólico en la comarca.

Comenzamos el club de octubre adentrándonos en la misteriosa comarca del Ampurdán, que, azotada brutalmente por la tramontana, imprime una esencia característica a sus vinos y a su gente. Y es que, a decir verdad, los habitantes de la región ampurdanesa tienen fama de temperamentales, influidos por el viento o "tocados" por la tramontana.

Aquí se distinguen claramente dos zonas: Alt Empordà y Baix Empordà. Tras nuestra búsqueda intensiva, hemos podido observar con detalle que ambas son productoras de vinos de calidad; sin embargo, existe un claro diferenciador entre los vinos producidos en una y otra subzona. Los vinos del Alto Ampurdán son vinos nacidos en la sierra de la Albera, con la cordillera pirenaica como fondo paisajístico y llegando hasta la costa del cabo de Creus. ¿Qué marca la diferencia en este recóndito lugar? Los efectos del furioso viento y los maravillosos suelos caracterizados por las lascas de pizarra gris suelta que hacen que las viñas tengan un óptimo y logrado punto de madurez fresca y mineral.

En el transcurso de la degustación, en el aula magna de Vinissimus, se respiraba un acuerdo general sobre el hecho de que muchos vinos de la zona norte ampurdanesa  recuerdan a algunos vinos de la Côte du Rhone con la variedad syrah, y aquellos elaborados con garnacha y cariñena en estado de sobremaduración y sobreextracción  traen al recuerdo cierta semejanza con algunos vinos del Priorat, en los que inundan los aromas a higos y se encuentran texturas pulposas. A pesar de ello, cuesta encontrar una homogeneidad entre los distintos vinos de cada elaborador; algunos pecan de excesiva acidez, otros presentan caracteres diluidos y también catamos vinos con fuertes reducciones aromáticas que nos recordaron a los olores de los mismos campos con elevadas dosis de abono... ¿Será esta tramontana que enloquece al viticultor? Ciertamente, la región tiene un enclave mágico e imprime un carácter especial a sus vinos.

Buscando la armonía, la "frutosidad" y la pura esencia, este mes de octubre hemos seleccionado cuatro obras de arte enclavadas en las mismas tierras del Alto Ampurdán que no les dejarán indiferentes: Finca Espolla 2006, una nueva  propuesta de éxito seguro de Castillo de Perelada; dos espectaculares vinos, aunque poco conocidos, de la bodega Martí Fabra, Masia Carreras Blanc 2007, la expresión blanca del Ródano en tierras catalanas y Martí Fabra Vinyes Velles 2006, concentración y reflexión del joven vigneron Joan Fabra; y Oriol 2008, genial explosión del azúcar conglomerado de Vinyes dels Aspres.

Cierren los ojos, beban e imaginen el soplo del viento y la cálida pizarra... ¡Disfruten un mes más con nosotros!

Comprar en la tienda

¿Desea comprar botellas sueltas de esta selección a precio de lista?

Su próximo envío

  • Los envíos del Club se realizan durante la última semana del mes.
  • Si desea añadir más cajas al pedido, contacte con nosotros.
  • Puede consultar o modificar la dirección de envío y la modalidad de pago accediendo a su cuenta.
  • Si se subscribe ahora todavía está a tiempo de recibir esta selección.

¡Suscribirme ahora!

Sin cuotas ni costes de inscripción. Obtendrá descuentos y un gran regalo al darse de alta.
Más información

Finca Espolla 2006 (2 botellas)

Tinto crianza. Perelada Empordà, España Monastrell, Syrah

Botella: 12,67 € socios club / 14,40 € no socios


En Castillo de Perelada, la familia Mateu Suqué sigue trabajando, innovando e investigando. La adquisición de nuevas fincas no cesa; Finca Garbet, Finca Malaveïna, Pont de Molins (Gran Claustro), y un largo etcétera. Las inclemencias climáticas de la fuerte tramontana y el uso de variedades concretas en cada finca hacen que sus vinos tengan un plus. Cada vino de finca tiene un sabor diferente, fruto de una experiencia singular.

De las últimas adquisiciones fueron los terrenos comprados en el municipio de Espolla, cercanos a la cordillera pirenaica. Aquí las viñas, azotadas por el viento, sufren y ello se refleja en los pequeños tallos de vegetación y la escasa producción. Los terrenos de pizarra negra desmoronada y de arenas carboníferas acusan la poca fertilidad de estas viñas orientadas hacía el sur.

Finca Espolla 2006 es la primera añada embotellada por la propiedad y realmente es un vino que emociona. Sorprendente coupage de las variedades mourvedre (monastrell) y syrah al puro estilo Roussillon. Déjense llevar por los aromas frescos y balsámicos acompañados de la súper chuche de fresa ácida. Un vino enérgico y dinámico en boca con un recorrido fácil y fluido. Finalmente, quedan en el recuerdo notas ligeramente licorosas y la fantástica sensación del chupa chup Kojak.

Finca Espolla, una delicia en primicia.

Magret de pato en salsa de frutos rojos, queso de vaca Cantal y Saint-Marcellin.

  • Envejecimiento: Envejecido durante 15 meses en barricas de roble francés.
  • Graduación: 13,5%
  • Para consumir ahora o conservar hasta 2010.

anverso y reverso
Anverso y reverso

Martí Fabra Vinyes Velles 2006 (2 botellas)

Tinto joven con crianza. Celler Martí Fabra Empordà, España Garnacha, Cariñena, Tempranillo, Cabernet sauvignon, Syrah

Botella: 8,99 € socios club / 10,31 € no socios


En un recóndito lugar, Sant Climent Sescebes, aún conviven antiguos artesanos que, a pesar de la dureza de los fuertes vientos, siguen trabajando en un entorno rural donde la maleza y las hierbas aromáticas abundan. Sant Climent es de los pocos pueblos que conserva su horno de leña artesanal. Tan artesanal como el Celler Martí Fabra Carreras; una masía que huye de la modernidad y la tecnicidad. Aquí impera el silencio, la rusticidad..., algo auténtico que hace de sus vinos verdaderas obras llenas de humanismo y sin engaños; vinos donde el maquillaje no está presente. Son excitantes todos los vinos de la bodega porque son una fiel reproducción de las sensaciones de la vida en la comarca. La fortaleza, la dureza, la rusticidad del clima y el viento son transferidos a su vino tinto Martí Fabra Vinyes Velles 2006. El precioso color teja, asombroso por su juventud, es fruto del buen uso de la garnacha y la samsó, como se conoce la cariñena en la zona, variedades de poca intensidad colorante y con tendencia a la oxidación. Predomina una aromática honesta de cueros, vainillas arropada por las frutas negras tales como la mora y el cassis, bien concentradas. La ausencia de maquillaje hace que el vino sea algo agreste y de cálida textura, bien acompañada por un largo frescor mineral. ¿Será la pizarra granítica caliente?

Martí Fabra VV; ¡un señor vino que les hará vibrar!

Estofado de ciervo, callos con garbanzos, queso de oveja Idiazabal.

  • Envejecimiento: Envejecido durante 8 meses en barricas de roble francés.
  • Graduación: 14,5%
  • Para consumir ahora o conservar hasta 2012.

Martí Fabra Vinyes Velles 2006
Anverso y reverso

Oriol 2008 (1 botellas)

Tinto Joven. Vinyes dels Aspres Empordà, España Cabernet sauvignon, Tempranillo, Garnacha, Cariñena

Botella: 5,42 € socios club / 6,16 € no socios


Vinyes dels Aspres se encuentra en el municipio de Cantallops, el pueblo interior más septentrional del Empordà, en el macizo de la Albera, a los pies del Pirineo Mediterráneo, y la bodega, hospedada en una antigua masía agrícola donde antaño procesaban aceite, vino y corcho.

Son pequeños artesanos que, de manera incondicional, desean explotar los escasos recursos que la naturaleza les ofrece sin usar materias de síntesis en la viña. Tan sólo 40.000 botellas son las que producen entre sus vinos blancos, tintos y dulces. ¿¿¿Inexistente??? Así es.

Nos decantamos por la corta producción de la cuvée Oriol 2008, de la que sólo producen 10.000 botellas aproximadamente, dependiendo de la añada. Recalcamos la honestidad de este vino, que, a pesar de su juventud, muestra una gama rica y compleja de fruta roja madura, de nariz intensa, fresca, acidulada y con pequeños destellos verdes (verdores) que recuerda a los matices especiados de la ginebra y del agua de colonia. Una sensación un tanto extraña si no se ha probado nunca algún vino joven del Languedoc-Roussillon, pues Oriol trae temáticas francesas, madurez envuelta de verde frescura... ¡Me encanta! Impactante paladar, repleto del estallido de las frambuesas y las moras compactas y jugosas que encienden la chispa de mi mente imaginándome en el espacio una gran bola de azúcar conglomerada.

Sencillamente, Oriol es grande y genial. ¡BOOOOOOMMMMMM!

Carrillera de cerdo ibérico estofada, espalda de cordero con hierbas provenzales, queso tupí.

  • Graduación: 14,5%
  • Para consumir ahora o conservar hasta 2010.

Oriol 2008
Anverso y reverso

Masia Carreras Blanc 2007 (1 botellas)

Blanco con crianza. Celler Martí Fabra Empordà, España Cariñena Blanca, Cariñena Roja, Garnacha blanca, Garnacha gris, Picapoll

Botella: 13,31 € socios club / 15,13 € no socios


Masia Carreras es la alta expresión del Celler Martí Fabra Carreras. Bajo esta etiqueta se elaboran dos tipos de vinos: Masia Carreras Blanco y Masia Carreras Tinto. El Sr. Martí, y su joven hijo Joan, aman, respetan e interpretan el paisaje en forma de arte en sus vinos. Si cierran los ojos y prueban sus obras de arte observarán que sus vinos saben y huelen a una mezcla entre el Ródano y el Languedoc-Rousillon. La piedra caliente, la sequedad de la tramontana y el calor del sol naciente en el cabo de Creus hacen que sus vinos gocen de generosidad.

Abriendo camino en materia de vinos tintos del Empordà seleccionamos uno de los más celebres vinos blancos que se elaboran en esta zona. Masia Carreras Blanc 2007, dios entre los dioses porque, aun siendo humilde, tiene algo más que la simple fruta viva y fresca. Las primeras impresiones que tuve al degustarlo fue un recuerdo a las mágicas garnachas elaboradas en Colliure; un vino fresco, tremendamente largo y con un fondo ahumado-mineral. El color es pura evolución de oros y aceite de oliva. A medida que pasan los minutos, se detectan aromas de piel de manzana Granny Smith, miel y romero. Impactante frescor en boca que concluye con un final especiado (picante), donde la textura eleva nuestros sentidos a la fruta en escarcha. Las sensaciones finales tras el trago son de cebada (cervecea) y de extrema calidez. Definitivamente, mi memoria viaja a ciertos vinos del Ródano, donde el calor y la austeridad se ven finalmente reflejados en la copa.

Masia Carreras, mon Dieu, d'où c'est que tu viens?

NOTA: Recomendamos vigilar la temperatura de consumo siendo la óptima 11º C.

Crema de verduras, suquet de rape y almejas, steak tartare de atún, queso de vaca La Selva, Reblochon.

  • Envejecimiento: Envejecido durante 12 meses en barricas de roble francés.
  • Graduación: 14,5%
  • Temperatura de servicio óptima: 11ºC
  • Para consumir ahora o conservar hasta 2010.

anverso y reverso
Anverso y reverso

¡Suscribirme ahora!