El vino kosher

La mayoría de aficionados al vino habrá oído hablar alguna vez del vino kosher ¿Cómo se elabora? ¿A qué sabe? Descubrámoslo.

En esencia, el vino kosher es exactamente igual al vino no-kosher. Sus sabores son iguales a los del resto de vino y, su calidad, como sucede con cualquier otro vino, deriva del esmero en el viñedo y en la bodega, no de si se ha elaborado siguiendo principios kosher.

Consumir alimentos kosher es fundamental para cualquiera que siga el Kashrut, la ley judía de la alimentación. El Kashrut habla de como preparar las comidas y las bebidas de un modo sano, apto para el consumo; de hecho, la palabra kosher deriva del vocablo hebreo empleado para decir listo, adecuado o preparado.

Los vinos kosher, en contra de una idea errónea ampliamente extendida, no deben ser bendecidos por el rabino, pero sí elaborados únicamente por judíos practicantes. No está autorizado el uso de aditivos animales (se acepta la clara de huevo, pero sólo si éste es de cáscara blanca y ha sido revisado por el rabino antes de ser usado); la gelatina y la caseína están prohibidas, así como la adición de bacterias, levaduras o enzimas. Desde el momento en que las uvas llegan a la bodega, sólo judíos religiosos pueden tocar el equipamiento de vinificación o manejar el vino; las manos de un rabino se convierten en las manos del enólogo y ponen en práctica todo aquello que el técnico les indica. Las condiciones de higiene son muy estrictas y sólo se permite el uso de botellas nuevas.

En el viñedo no se permite el uso de fertilizantes orgánicos, y las uvas deben proceder de cepas con un mínimo de cuatro años de edad. Durante el 7º año (Sabbat) de vida de las plantas, no se vendimia, para permitir que la tierra se regenere. Además, el 1% de los beneficios deben dedicarse a causas benéficas.

El vino kosher en España y en el mundo

En tiempos recientes, la demanda de vino kosher se ha incrementado de manera considerable, llevando a un buen número de países a adentrarse en la producción de estos particulares vinos. Estados Unidos, Francia, Italia, Australia o Alemania cuentan ya con algunas bodegas productoras de vino kosher, tal y como sucede en España, donde bodegas de larga tradición como Capçanes o Pinord elaboran grandes vinos kosher como el icónico Flor de Primavera Peraj Ha’Abib o el Taanug Anfiteatro.

Flor de Primavera Peraj Ha'Abib

Flor de Primavera Peraj Ha’Abib

Taanug Anfiteatro - Priorat

Taanug Anfiteatro – Priorat

Tags:

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.