Maridajes sin red: arriesgando con el vino

El siempre complicado arte del maridaje está alcanzando niveles de sofisticación impensables hasta no hace demasiado; dedicar tiempo y esfuerzos a combinar alimentos y bebidas de manera organolépticamente equilibrada era algo a lo que muchos no parecían dispuestos. Sin embargo, a día de hoy, son diversos los maridajes consolidados por todo el mundo: el foie con Sauternes o el Stilton con Porto, por ejemplo; maridajes sin riesgo alguno y que funcionan de maravilla en cualquier circunstancia; pero, ¿qué hay de los maridajes arriesgados? ¿de aquellas combinaciones que pueden parecer ilógicas en un principio pero que cautivan al instante cuando nos atrevemos con ellas?

Empecemos por un queso fresco, tan a menudo maridado con un vino blanco ligero y afrutado y combinémoslo con una sidra ligeramente dulce. Los argumentos a favor de dicho maridaje son los mismos que justifican el del vino blanco: acidez y ligereza, pero la sensación de fruta puede ser más intensa con la sidra, potenciando así el contraste con las discretas notas lácticas del queso.

Sidre Bordelet Tendre

Sidre Bordelet Tendre

Para unos pimientos asados, lo más recomendado suele ser un tinto de cabernet o de merlot que comparte con la hortaliza los tonos vegetales. Las intensas notas a humo derivadas de la leña y las propias notas metálicas del pimiento no parecen buena compañía para demasiados otros vinos y mucho menos si pensamos en vinos blancos. Pero si encontrásemos un blanco perfumado, pero con cuerpo, especiado y quizás con algún tono tostado derivado de su crianza, como por ejemplo un gewürztraminer alsaciano, el contraste podría ser celestial.

Josmeyer Les Folastries

Josmeyer Les Folastries

Los tacos parecen pedir de manera automática cerveza, pero si queremos ser algo más atrevidos un riesling alemán puede ser la respuesta. Mejor si se trata de un blanco ligeramente dulce que ayude a sofocar las llamas de las especias. Los cítricos y el guacamole tampoco serán problema para un buen blanco alemán.

Barzen Riesling Spätlese Feinherb

Barzen Riesling Spätlese Feinherb

Otra comida habitualmente considerada informal, como es el pollo frito estilo Kentucky puede tornarse en un momento especial en compañía de un buen espumoso. La grasa de la carne y la acidez del vino siempre casan de maravilla, pero el juego entre el crujiente del rebozado y el chispear de las burbujas es otra dimensión.

Júlia Bernet Brut Nature Ingenius

Júlia Bernet Brut Nature Ingenius

Las combinaciones son infinitas y el conocimiento técnico del arte del maridaje no ha hecho más que empezar, así que atrévanse, ha llegado la hora de experimentar, ha llegado la hora de los maridajes sin red.

Etiquetas:

Añade un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.