¿Cava o Champagne? ¡Cava y Champagne!

Es muy probable que al leer estas líneas alguno de nuestros lectores recuerde una acalorada discusión versando sobre cuál debiera ser considerado el mejor de los espumosos. Pese a ser dos vinos que tienen poco en común, Cava y Champagne se comparan a menudo y no siempre se llega a una entente al respecto del origen de las mejores burbujas.

Cava y Champagne comparten únicamente el método de elaboración, el conocido método champenoise de segunda fermentación en botella, cuyo descubrimiento la historia parece atribuir a Dom Perignon. Sin embargo, las divergencias entre ambos espumosos son múltiples. La región del Cava (mayoritariamente en el Penedés catalán) y la Champagne poseen terruños distintos, así como variedades de uva distintas. Mientras los suelos en el Penedés son, mayoritariamente, arcillosos, aluviales y arenosos, con algo de caliza en el subsuelo, en la región francesa son los suelos calcáreos los grandes protagonistas.

La insolación, las lluvias y los contrastes térmicos son igualmente muy distintos, llevando a las uvas a expresarse en modos que poco tienen que ver entre sí; los mostos de la Champagne, zona limítrofe para el cultivo de la vid, necesitan a menudo ser chaptalizados, es decir, enriquecidos con azúcar, pues la falta de sol y la mayor pluviometría no les permiten alcanzar el grado suficiente para fermentar hasta la graduación deseada sin una ayuda extra.

Por lo que respecta a las variedades, la esencia del Cava parte de la trilogía formada por el xarel·lo, el macabeo y la parellada (tres uvas blancas), mientras que el Champagne se basa en la uva chardonnay, la pinot noir y la meunier, de la cuales las dos últimas son tintas. Chardonnay y pinot noir son en la actualidad uvas también autorizadas por la normativa del Cava, pero su uso es aún testimonial si lo comparamos con el de las tres variedades tradicionales blancas.

Otra diferencia es que los cavas suelen elaborarse con vinos de una única añada, dado que en España, raramente se dan problemas de maduración; en Francia, contrariamente, es práctica común la mezcla de distintas añadas en una cuvée con el objetivo de equilibrar los vinos y compensar las flaquezas de las cosechas más difíciles; cuando un gran espumoso de la Champagne se embotella como Millesimé, se entiende que todas sus uvas proceden de una misma cosecha que, por su particularidad, mereció ser vinificada de manera individual.

En líneas generales, podríamos decir que los espumosos de la zona Cava son más voluminosos y mediterráneos, mientras que los franceses son más delicados y florales, pero como sucede siempre, generalizar es una tarea realmente arriesgada, así que lo mejor será experimentar ambos vinos para entender y apreciar las particularidades de cada uno.

Cava y Champagne, nuestras recomendaciones:

Recaredo Brut de Brut Finca Serral del Vell

Recaredo Brut de Brut Finca Serral del Vell

Gramona Argent Gran Reserva

Gramona Argent Gran Reserva

Maria Rigol Ordi Rosat Reserva

Maria Rigol Ordi Rosat Reserva

Agustí Torelló Mata Gran Reserva Barrica

Agustí Torelló Mata Gran Reserva Barrica

Pol Roger Brut Réserve

Pol Roger Brut Réserve

Louis Roederer Brut Premier

Louis Roederer Brut Premier

André Clouet Rosé Grand Cru

André Clouet Rosé Grand Cru

Laherte Frères Les Vignes d'Autrefois

Laherte Frères Les Vignes d’Autrefois

¿Un poco de todo? Nuestra selección «Burbujas & bulles»

Burbujas & bulles

Burbujas & bulles

Recaredo Terrers Gran Reserva Brut Nature

Colet Assemblage Extra Brut

Gramona Imperial Gran Reserva

André Clouet Grande Réserve Brut

Aubry Premier Cru Brut

Alexandre Filaine Cuvée Spéciale

 

One Response

  1. Carlos 20/12/2017

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.