Cariñena Blanca, ¡por fin!

La cariñena blanca es una mutación de la cariñena tinta o mazuelo que, pese a estar documentada desde principios del siglo XX, no lo ha tenido nada fácil para ver la luz pública. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación no autorizó su cultivo en territorio catalán hasta diciembre de 2018, al incluirla en el RVC (Registre de Varietats Comercials) y lo hizo con el nombre de carignan blanc, no con el apelativo catalán carinyena blanca.

Pese a los continuos tropiezos que la variedad ha debido afrontar, parece estar imponiéndose y ganando, poco a poco, el protagonismo que se merece. Tanto en el sur de Francia, donde existe su mayor extensión, como en la zona norte del Empordà y en algunos otros rincones del territorio catalán, la cariñena blanca, una de las variedades más antiguas en los territorios limítrofes de la costa catalana norteña, está viviendo un revival en manos de pequeños viticultores y enólogos enamorados de la tradición y de la originalidad de lo auténtico. Los años en que se arrancaba para substituirla por variedades más sencillas de trabajar o se escondía entre plantaciones de otras uvas parecen haber llegado a su fin. En Catalunya se cuentan ya unas 26 hectáreas, 20 de ellas en el Empordà y el interés por la también llamada samsó blanc es creciente pese a su indómita personalidad.

Es una variedad fértil que en terrenos demasiados ricos pierde toda su fuerza natural pero, a cambio, es capaz de resistir el viento y las temperaturas elevadas, lo que la convierte en una gran aliada ante el cambio climático. Madura tarde, es sensible a los hongos y en bodega tiende a la reducción, pero controlando su vigor y plantándola en suelos recios como pizarra o granito, su carácter puede ser inigualable. Sigue siendo muy útil para refrescar cupajes pesados, pero cuando se elabora como monovarietal regala vinos cítricos y minerales, engalanados de hierbas mediterráneas y virando hacia los hidrocarburos con un paso del tiempo que adora. Se adapta al trabajo con lías, a la crianza en madera y es capaz de ofrecer casi cualquier estilo de vino, desde espumoso a dulce, pasando por crianzas.

Nuestros vinos recomendados de Cariñena Blanca:

Planetes de Nin Blanc Cariñena Blanca
Planetes de Nin Blanc
(Família Nin-Ortiz, Priorat)
Vinyes d'Olivardots Vd'O 6.15 Cariñena Blanca
Vinyes d’Olivardots Vd’O 6.15
(Vinyes Olivardots, Empordà)
Còsmic Essència Cariñena Blanca
Còsmic Essència
(Còsmic Vinyaters, Vinos sin IG)
Còsmic Valentia
Còsmic Valentia
(Còsmic Vinyaters, Empordà)

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.